Actualizar a Ubuntu 17.04, ¿merece la pena?

Como cada año por estas fechas, Canonical ha publicado la nueva versión de su sistema operativo de escritorio. En esta ocasión es Ubuntu 17.04 Zesty Zapus con todos sus sabores. Actualizar desde una versión anterior es tentador, pero ¿merece realmente la pena? ¿Va a mejorar el rendimiento del ordenador si lo haces?

A la hora de valorar las ventajas y desventajas de Ubuntu 17.04, hay que partir de una base. Esta versión no es LTS (Long Term Service), es decir, sólo tiene soporte hasta 2018. La próxima versión de este tipo saldrá el año que viene, así que si no eres un usuario experto no es muy recomendable actualizar. De aquí a un año saldrá otra edición, más completa y sostenible en el tiempo.

La última edición con Unity

Si nos centramos en Ubuntu, la distribución principal de la familia, nos encontramos con que la 17.04 es la última edición con escritorio Unity. Canonical ha anunciado que a partir del año que viene volverá a incorporar Gnome como entorno de escritorio por defecto, un auténtico golpe de timón.

A muchos no le ha gustado esta decisión, desatando las críticas entre la comunidad. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por el odio hacia la compañía desarrolladora: Unity era un entorno en declive, muy críticado por su elevado consumo de recursos. Se trataba de un lastre para el futuro de Ubuntu, y de ahí la decisión estratégica de prescindir de él.

Que Unity vaya a desaparecer del catálogo de Canonical es el primer motivo para no actualizar la distribución principal de Ubuntu, porque ¿por qué sumergirse en una versión de tan corto recorrido? Es mucho mejor instalar directamente Ubuntu GNOME 17.04, uno de los sabores de la familia.  De aquí a 12 meses se fusionará con la versión que hasta ahora equipaba Unity, así que es mejor ir adelantándose a los acontecimientos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *